La costura del Kesa


Kesa, kasaya en sanscrito, significa color ocre, color de la tierra. El kesa es la vestidura del buda. Buda cogió trozos de mortajas de los alrededores de las piras funerarias, los lavó, los tiñó y los unió para hacer con ellos su vestidura. Ese kesa se trasmitió y la transmisión continuó de ancestro en ancestro. En todas las formas del budismo encontramos el kesa.

El monje tiene tres kesas: el kesa de 5 bandas (rakusu), el kesa de 7 bandas y el kesa de 9 bandas. El rakusu está forrado con un trozo de seda que tiene escrito en kanjis un poema. El kesa de 7 bandas se lleva esencialmente durante zazen y el kesa de 9 bandas se deja para las ceremonias.

Al coser un kesa se pone en práctica un importante aspecto de la transmisión. La costura del kesa es una técnica tradicional y muy precisa. Para coser un primer rakusu es esencial que te guíe una persona, para comprender cómo deben unirse los trozos y sobre todo para preservar la noción de transmisión.

Hay dos aspectos técnicos tradicionales en la costura del kesa: la puntada y el sistema de unión de los trozos entre sí. La puntada, entrenándose, no presenta demasiados problemas, pero para la unión de los trozos es necesario que te guíen bien. No se comprende mentalmente y cuando uno piensa que ha entendido, se equivoca. Se necesita practicar un poco más de tiempo. Puedes sólo dar las puntadas y que otra persona organice la unión de los trozos o puedes unir los trozos y otra persona dar las puntadas, pero si haces las dos cosas es como zazen: tienes la postura y la respiración. Una postura como es debido permite una respiración como es debido. De igual modo, si unes los trozos correctamente, trabajo delicado y preciso que exige rigor en las medidas, luego puedes coser cada puntada con concentración. Es aconsejable empezar cociendo un rakusu antes de cocer un kesa grande.

Zazen siempre tiene que ir en primer lugar, es la fuente, no hay que coser el kesa sin hacer zazen, pero las dos prácticas están totalmente unidas en su energía. La práctica regular de la costura en un dojo es una manera natural de armonizarse y crea un buen ambiente.

Durante la ordenación se dice que las dos cosas más importantes para un monje es proteger el zazen y el kesa: proteger el zazen es continuar la práctica. Proteger el kesa es tener cuidado de colocarlo siempre en un lugar elevado, utilizar un zagu durante la ceremonia, no sentarse encima de él, no dejar que arrastre por el suelo… Pero sobre todo es ponérselo para hacer zazen. Es continuar cosiendo el rakusu y el kesa como nos lo han enseñado, y transmitirlo a los demás. Suele pasar que alguien se le olvida el rakusu tras una ordenación, algo que tal vez sucedería menos si la persona hubiese cocido ella misma el rakusu y se diese cuenta que es mucho mas que un objeto simbólico.

Bookmark the permalink.

4 Responses to La costura del Kesa

  1. Auspiciosa práctica

    porque razón se establecen bandas en el rakusu y el kesa? Y ¿Cual es el significado de estás?, ¿son una simbología, o indican algunas etapas por las cuales se atraviesa durante la práctica?

    Gassho

    • Meiyo says:

      Hola Carlos, gracias por tu pregunta que es muy plausible considerando que en los tiempos del Buda el Kesa, la expresión más alta de nuestra práctica, se hacia de trapos o vestimenta que sobraba de los muertos. Hoy lo que puedo decir es que lo que vale tanto para el Rakusu como para el Kesa vale también para absolutamente todas las formas en nuestra práctica: las formas son la expresión directa de la realidad y al mismo tiempo tienen un carácter simbólico que nos ayuda para orientarnos en la confusión. Gasshoo

  2. Homepage says:

    An intriguing discussion will probably be worth comment. I

  3. Pingback: My Homepage

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *