TAIYO KYOGEN

El espejo de la mente pende de lo más alto
Y todo lo refleja con claridad.
La barca roja es tan hermosa
Que no hay imagen que pueda hacerle justicia – Keizan Jokin

Taiyo Kyogen es el maestro cuarenta y tres despues de Shakyamuni Buda. En cierta ocasion,
después de postrarse, Taiyo Kyogen le recitó un poema a su maestro Riozan Enkan:

Hace ya mucho tiempo, cuando era principiante
busque erróneamente la vía
a través de ríos y montañas.
Pero, por mas que aclaré el presente y escuché el pasado,
seguía sin comprender.
Oí hablar de la no mente
pero mis dudas no se disiparon.
Entonces mi maestro me mostró el espejo de Ch´in,
El espejo en el que se refleja lo que yo era
antes de que mis padres me concibiesen.
Habiendo, pues, alcanzado la plena comprensión,
me pregunto:
¿Qué es lo que creí entonces comprender?
Si sueltas un pájaro negro en mitad de la noche
Volará ataviado de nieve.

Comentarios de Keizan Zenji:
“Aspirantes al Zen, tenéis la inmensa fortuna de ser descendientes de la familia de Taijo Kyogen y de practicar siguiendo los preceptos de quienes os precedieron. Así pues, si practicáis cuidadosa y precisamente, y alcanzáis personalmente el despertar interior al momento del nacimiento y surgimiento de la forma y la vacuidad, alcanzareis ese dominio en el que no queda ni un solo rastro de forma, experimentareis un reino en el que no existe el mas mínimo vestigio de mundo exterior y no descubriréis la menor huella de los cinco agregados ni de los cuatro elementos por mas que los busquéis durante incontables eones. Cuando lleguéis a aclarar aquello de lo que no habéis carecido ni un solo instante, acabareis convirtiéndoos en auténticos descendientes de la familia de Taiyo Kyogen y en vástagos de Ryozan Enkan”.

Nuestro rostro original anterior al nacimiento de nuestros padres constituye una de las principales preguntas en el estudio del Zen. Este rostro original no posee una forma concreta ni se halla limitado por nombre alguno y es de sorprendente claridad y simpleza.

Es aparentemente inútil recurrir a un espejo para ver el rostro original pero al pensar desde la profundidad del no pensar, podemos encontrar este rostro que no esta subordinado ni al cuerpo ni a la mente. Al pensar desde esta profundidad del no pensar, podemos ver sin mirar, escuchar sin oír, sentir sin tocar y comprender sin pensar. El cielo y la tierra dejan de estar separados y todo es perfecto y completo.

2 Responses to TAIYO KYOGEN

  1. meiyo says:

    Hola Editha, si aunque la comprensión intelectual es solo un aspecto de la sabiduría de Buda, pues lo comprendamos o no, cuando nos sentamos en Shikantaza desde el principio la realización existe ya. Gassho

  2. ….para llegar a medio comprender la sabiduría del Buda hay que practicar constantemente shikantaza

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *