ORIGINALIDAD

¿Cual es el verdadero valor de una persona? Si es que lo buscas, ante todo debes encontrarte a ti mismo. Hacerte intimo contigo mismo – ¿que podría tener mas valor? Kodo Sawaki

En el arte moderno muchos artistas llegan a la comprensión de que la autentica creatividad, aquella creación que es verdaderamente original, solo puede ser alcanzada en un espacio libre de conceptos; libre de cualquier ideal de estética o de cualquier misión social que el arte deba cumplir. Tal vez se derive esta conclusión del hecho de que la verdadera creatividad no tenga nada que ver con un ideal si no que sea una expresión libre que fluye con el movimiento de la impermanencia de todos los fenómenos y se encuentra así en sintonía con todo el universo trascendiendo cualquier concepto de estética. De estas conclusiones podríamos deducir que solo una obra autentica transporta un verdadero mensaje de emancipación, ¿pero es esto verdaderamente así o estamos hablando de un concepto solo un poco mas refinado que aquellos que ya conocemos y por lo tanto solo un poco mas elitario que los demás? Para comprobarlo nos preguntamos: ¿no contiene todo, incluso la copia de una obra de arte, también un mensaje emancipatorio? Para responder a esta pregunta tomemos el ejemplo de una obra original y su respectiva copia.

De lo que es un original hemos hablado bastante, pero ¿que sucede con una copia de un original? Existen copias de arte, que implican verdadera maestría en la realización y pueden incluso llevar a cuestionarnos que tiene mas valor: ¿el original o su copia? Pero por lo general, en la vida cotidiana, no nos cuestionamos tanto esta pregunta porque tenemos claro que una copia tiene menos valor que un original . Pero esta es la visión en la vida cotidiana, la visión desde lo relativo ¿pero a que conclusión llegamos si tomamos la perspectiva desde lo absoluto? Según Buda, todas las existencias sin excepción alguna son la expresión del Tathagata. Por supuesto que esto incluye tanto la obra autentica como su copia o una idea original hasta la mas vulgar. Pero al vivir en un mundo lleno de dualidades que nos exige escoger y discriminar nos preguntamos: ¿cómo diferenciar lo original de una copia, como distinguir lo autentico de lo trivial y compaginar esto con nuestra practica de Bodhisattva?

Para responder a esta pregunta acudamos al Sutra de la gran sabiduría donde después de la introducción, el Buda le habla a traves de Avalokiteshvara a Sariputra, uno de sus principales discipulos, diciendole:

Sariputra los fenómenos no son diferentes de sunyata, sunyata no es diferente de los fenómenos. Los fenómenos son sunyata, sunyata es fenómeno. Las sensaciones, las percepciones, las formaciones mentales y la conciencia son igualmente sunyata.

De acuerdo al Buda los fenomenos son lo visible, todo el universo material, la forma, lo corporal. Sunayata es lo absoluto, la esencia. Osea que según Buda, lo material, todos los fenomenos son a la vez lo absoluto, la esencia, y lo absoluto a la vez es en si tambien fenomeno. Palabras claras y con un significado que solo un Buda puede verdaderamente comprender porque ¿cuántos de nosotros no se limitan a observar la realidad solo desde una perspectiva determinada: sea solo desde lo absoluto o desde lo relativo? Desde lo absoluto diciendo: “todo es sunayata asi que todo es un original” o desde lo relativo diciendo: “el original es el original y la copia es la copia”.

Pero ir mas allá del dualismo consiste justamente en ver, comprender y realizar aquí y ahora ambas perspectivas a la vez y comprender de esta manera profundamente que todo existe dentro del constante movimiento de la impermanencia y el artista, su obra, la copia y el publico estan siempre en unidad con todo a travez de la interdependencia.

O sea para volver a nuestro ejemplo: en este espacio-tiempo, tanto un original como su copia tienen la naturaleza de Buda y a la vez un original es un original y una copia es una copia – sin valoraciones sino que ambas como diferentes expresiones de una y la misma cosa. En esta comprension no importa si algo aporta o no aporta algo, lo importante es que todo fenomeno en si es una expresion de Sunayata.

El sutra conitinua y dice: Las sensaciones, las percepciones, las formaciones mentales y la conciencia son igualmente sunyata.

En cuanto a nuetro ejemplo sobre la originalidad, se podria decir que el estudio de los cinco skandhas significa en si estudiar la originalidad. Estudiando en nosotros mismos como funciona la construccion de la realidad cada uno de nosotros profundiza, deja atrás todo concepto y emprende su propio camino, que en realidad no esta separado de nadie ni nada. Asi nos damos cuenta que emprender la Via del Buda en realidad significa desarrollar la propia naturaleza de Buda y cuando esta se manifiesta nos damos cuenta ademas que en realidad esta trasciende cualquier catergoria de originalidad, vulgaridad, inteligencia o estupidez porque estos fenomenos sin distincion alguna son todos expresiones de la vida misma. De lo que se trata en nuestra práctica no es corresponder lo mejor posible a un concepto sobre lo que la realidad deberia ser sino que expresar autenticamente nuestra propia y autentica naturaleza de Buda.

Bookmark the permalink.

Leave a Reply